LESIÓN DE POLEAS Y USO DE “TAPE”

h1

La escalada es una disciplina que como sus practicantes bien saben, genera una demanda corporal muy alta, en especial en las zonas más distales del cuerpo (dedos y pies) y por lo mismo, un gran número de eventos lesivos pueden ocurrir tanto en gimnasios como en la roca en cualquiera de sus disciplinas. Estudios realizados en escalada deportiva y Boulder reportan una alta tasa de lesión, que van desde las 103 lesiones/100participantes/año a 137 lesiones/100participantes/año.

Estudios alemanes reportan que la mayor cantidad de lesiones se concentran en los dedos de la mano. Es por esto que en este artículo se describe esta zona de lesión en conjunto con algo tan familiar para los escaladores como lo es el uso de vendaje preventivo o de soporte para el dolor en los dedos. De esta manera, se pretende entregar una herramienta que pueda ser útil para cada escalador a la hora de enfrentarse a una situación tan desagradable como es el dolor de los dedos.

De todos los problemas que un escalador/a, pudiese presentar en la zona de la mano, los que están relacionados con las poleas son los más comunes. Esto se debe a la técnica de ‘’regleteo’’ que es comúnmente utilizada para mantener el cuerpo en la pared tan solo usando las falanges distales y  a lo que se puede sumar el ‘’cierre de la regleta’’ que consiste en poner presión sobre los dedos con el pulgar [figura 1].

1

Generalmente esta lesión suele ocurrir cuando el escalador está realizando un paso muy difícil y pierde el apoyo de pies generando un aumento en la carga de los dedos de manera inesperada o cuando se ejecuta un paso dinámico hacia una presa o tomada muy pequeña que debe ser ‘’regleteada’’ con fuerza.  Cuando ocurre la ruptura de la polea generalmente el escalador o incluso el asegurador podrían escuchar un chasquido. La polea A2 es la más afectada de todas [Figura 2] y los dedos que más se lesionan son el medio y anular.

2

BIOMECÁNICA

Para entender por qué ocurre esto, es importante tener conciencia y conocer qué es lo que realmente pasa en nuestros dedos cuando se realizan estas cargas sobre las poleas.

Para comenzar, hay que tener presente que la principal función del sistema de poleas es mantener los tendones flexores cercanos a la falange con el objetivo de mantener una alineación que permita al tendón generar las fuerzas en la dirección indicada. Cuando se pierde una o más poleas, disminuirá la fuerza que ese tendón puede generar y además disminuirá el rango de movimiento.

Cuando uno regletea, lo que ocurre es que la articulación interfalángica distal se hiper-extiende y la proximal se flexiona. Esto genera una sobrecarga a nivel del tendón ya que se producen más cambios de dirección en su recorrido, lo que altera la dirección en la cual se genera la fuerza  aumentando la carga de las poleas [Figura 3]. Si a esto se le asocia la inclinación de la muñeca hacia lateral, los dedos con mayor solicitación son el medio y el anular (siendo mayor aun en el anular).

3

DIAGNÓSTICO

Para diagnosticar la lesión de poleas, el examen más utilizado y más atingente a realizar es la resonancia magnética nuclear (RMN). Clínicamente existen ciertas alarmas que podrían orientar rápidamente al afectado que ha sufrido de una lesión de poleas y entre ellas están:

  • Dolor al palpar la zona
  • Inflamación
  • Hematoma
  • Subluxación del tendón al realizar una flexión del dedo contra resistencia (presente si hay ruptura completa de la polea).

USO DE TAPING EN LESIÓN DE POLEAS

Para abordar este último tema se considera una lesión comprobada de la polea y sin haber realizado un tratamiento quirúrgico.

Schweizer recomienda el uso de tape en forma de anillo para proteger la polea dañada y disminuir el stress de la carga tensil. Este vendaje se aplica alrededor de la falange proximal y en parte sobre la articulación inter falángica proximal, y debe limitar el rango de flexión sobre los 80° ya que uno mayor a este aumenta exponencialmente la carga sobre la polea.

El protocolo sugerido por Volker recomienda:

  1. Periodo de inmovilización inicial de 10 a 14 días y control de inflamación.
  2. Ejercicios en etapa temprana con pelotas amasables y elásticos acompañados de uso de vendaje.
  3. Empiezan ejercicios específicos del deporte de baja intensidad (ruptura completa solo de una polea) posterior a 6 – 8 semanas de ocurrida la lesión con uso de tape.
  4. 3 meses ya hay un reintegro completo a la actividad deportiva.
  5. Se recomienda mantener el vendaje hasta 6 meses post lesión.

 

TIPOS DE VENDAJE

En Anillo: consiste en replicar la función de la polea mediante un vendaje circunferencial que rodee la falange en la zona donde se ubica la polea [Figura 4]

 

  •   4

En X: consiste en realizar un vendaje con dos puntos de apoyo de técnica en forma de anillo (explicada en tipo de vendaje N°1) y además conectar ambos puntos de anclajes con una ´´X´´ que cruce por delante de la articulación.[Figura 5]

 

  • 5

En H: consiste en cortar un trozo de tape, separarlo en ambos extremos por la mitad dejando el centro unido y pegar esta parte justo anterior a la articulación inter falángica proximal o distal y fijar los extremos que fueron separados de manera circunferencial en las falanges respectivas

PARA RETOMAR LA ACTIVIDAD

No debe haber dolor en ningún tipo de agarre.

 

Mantención simétrica de peso libre entre dedos de la mano sana con la afectada. (no deben usar pesos mayores a 5 kg)[Figura 6].

  • 6

 

Suspensión de dedos en tabla de entrenamiento sin dolor.

 

Campus con apoyo de pies sin dolor.

 

Klgo. Guillermo Toro

Kinesiologia KinUp 




Deja un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se publicará)
   Web: (url con http://)
* Comentario:
Código:


Contact us

Our hotline is available 24/7

Phone:655850243

Contact our hotline

PayPal


A partir de 150 €